APERTURA DE INSCRIPCIÓN


MONTAÑAS DE CAMILLE: II TRAIL AIBAR 2018 CRONICA

 

Vale, me estoy haciendo viejo. De sábado a Jueves por Catalunya encaramado a paredes y barrancos, y algún mal gesto me empezó a pasar factura desde el miércoles. Lo típico, te levantas de la cama, te llevas la mano al costado y piensas "¿qué cojones fue ese pinchazo?", luego te duele la rodilla y el glúteo y cojeas. De alguna manera sabes que el lumbar derecho es una de tus partes débiles, una protusión discal diagnosticada hace un par de años, y ya le hablas como si fuera parte de tu familia; "cabrona pórtate bien y deja que pueda correr el domingo en Aibar, sino te mato". No se puede estar mal hecho. Aun así que me quiten lo bailao en tierras catalanas. Resultado; desde el jueves inflao a anti-inflamatorios, y hoy a la mañana, antes de la carrera, nolotil y enantyum por vena como un yonki. Joder, en muchas carreras la semana previa me pasa algo, es la ley de Murphy... Quizá tenga que ver mi carta a la Fuga Trail y que algunos me hayan echado un mal de ojo jeje. Bueno, son solo opiniones y debates.

La carrera sale rápido, mezclados los de la corta con los de la larga. Uno no sabe qué rueda coger. En el descenso de salida del pueblo veo alejarse a Hugo y Roberto Sigler como si tuvieran una guindilla en el culo. Primer kilómetro por debajo de 4 y en las primeras aldapas me veo rodeado de Txurregis. Alguno de ellos hará top 10 en la larga. Al lado mía corre David Benedicto que participa en la corta (hará un fantástico top 15) e intercambiamos algunas impresiones. Le adelanto en una bajada y él me la devuelve en la siguiente. Se escucha mucho bufido alrededor nuestra. Yo voy acojonado por mi lumbar y también resoplo. Para el kilómetro 6 ya me he dado cuenta de que hoy no va a ser mi día en las bajadas, pero pienso que esto me ayudará para coger con energía las subidas. De pronto me doy cuenta de que uno de los mejores animadores de la carrera es Miguel Ángel Vicente en un repecho, anima y se mueve como nadie, ¡qué tío! Un saludo figura, eres uno de mis ídolos de la montaña. En la cima del kilómetro 9 hago amistad con un corredor al que todo el mundo en los orillos le llama Sergio o "Moro". El tío es simpático y me describe el recorrido ante alguna pregunta mía. "Ahora 150 negativos", me dice en el descenso hacia el lugar donde se separan la corta y la larga. Sergio se va para adelante y me embiste desde atrás un pelotón de corredores que arrean como si hubieran olido sangre. Yo voy concentrado a lo mío. De pronto me encuentro a Sergio atendido por miembros de la DYA, algo le ha pasado. Paro un poco pero veo que está bien atendido. Un sanitario le coge del brazo. Un Txurregi y algún otro corredor hablan de que ha sido un desvanecimiento o una pájara, lo cual parece raro porque habíamos estado hablando con él mucho rato y parecía más fuerte que nadie. Desconozco si después ha continuado o si ha llegado a meta. Son cosas de las carreras, yo soy un pupas por ejemplo, pero toco madera porque no me tenga que retirar algún día en una prueba por un pajarón o desfallecimiento. Conociéndome sé que el día llegará.... Ánimo Sergio y a recuperarse campeón. 

En la separación de la corta y la larga reconozco entre el público a María Loizu y casi hago un recto en la curva donde está ella. El freno mano me funciona mal hoy. A continuación afrontamos la subida más larga de la prueba donde voy super-agusto tras la ingesta de un gel. Adelanto a algún corredor que va "atrancado". Ojalá el tramo cronometrado dentro de la prueba hubiera sido este, porque después, en el tramo cronometrado de verdad iré a menos. De vez en cuando hay cartelitos de la organización repletos de sarcasmo rollo "Falso Llano" en una cuesta del copón, o "Sonríe" en cuestas varias. En el 13,4 coronamos la cima Coppi de la prueba, un hombro del monte Olaz en la Sierra de Izko. Aquí  me veo inmerso de golpe y porrazo en la lucha de los veteranos. Iñigo Elizalde de Run 19, futuro campeón veterano, se tira para abajo como un misil y yo no doy más de sí porque bajando y llaneando me molesta el costado con cada zancada que doy, pero voy contento y rápido porque veo que una nueva carrera va a ir a parar a mi curriculum jaja. Un poco más adelante veo en el orillo de público y fotógrafo a Luis Leandro de Run 19. Gran tipo, dan ganas de quedar con él para correr por el monte y contar unos chistes. Por fin llega el repecho cronometrado, 120 metros de desnivel jugosetes a estas alturas de la carrera. Si pillo posición "aerodinámica", ya me empieza a molestar el lumbar en las subidas, pero sigo, "buen entreno de coco Pau". Cerca de la cima David Ferrandez se la goza sacando fotos y viendo la carrera, ¡qué gran blog tenías cacho perro! Y lo que me toca la moral por no decir otra cosa es el último repecho. Mientras me adelanta el segundo veterano, un hombre que peina canas y viste de rosa, voy acordándome del que diseñó este recorrido retorcido y lleno de zetas entre pinares y robledales, pero se me pasará después en el último tramo acuático barranquero, donde pasaré de odiarlo a amarlo. A falta de un kilómetro me voy dejando caer a meta relajado hasta que oigo a unas chicas del público gritar y animar a una tal Edurne que viene desde atrás. Edurne Vicente viene como un cohete porque se está jugando la victoria contra Inma Sanz. A mí que me gusta la salsa no puedo evitar pillar la rueda de la de Run 19 mientras miro para atrás y veo que Inma corre de rosa a toda velocidad a unos 150 metros. Me la gozo. Y por fin llega el tramo del que todo el mundo habla; el recorrido se mete por el arroyo-barranco que cruza la parte baja  del pueblo. Edurne coge velocidad y ante los gritos de voluntarios y público tropieza y "bucea" literalmente en la primera poza, la más profunda, en serio, rollo sifones del Formiga, donde me llega el agua hasta la cintura. Luego el cauce se porta y solo cubre hasta la espinilla hasta salir a la carretera y meta. 

El tiempo que marco no es malo y estoy tope contento. Ainara ha sacado fotos del tramo del barranco y me obliga ir a la furgo a cambiarme. Estoy más cojo que el difunto Cojo Manteca, ídolo punky de los ochenta. Cerca de nuestra furgo pulula por ahí Victor Amatrian que ha sido segundo y que nos cuenta que "ya hemos arrancado la temporada", y cuidado cuando una gacela supersónica como él dice estas cosas. Admiración, envidia y asco a partes iguales me da esta gente, jaja. Hugo ha hecho top 10 y ha bajado de las 2 horas, dice que cada vez baja mejor, yo creo que algún día deberá contar el consejo que un día le dí para las mismas.... Lur ha hecho la corta con el culo pelado ante el ímpetu de Olatz, una puta crack, tercera en la corta. A destacar también los resultados de los de Berriozar Kirol Elkartea. Roberto Sigler es rápido de cojones, Imanol no ha tenido su día por temas de salud (me parece que es un pupas como yo, pero a mí me gustaría ser una gacela como él), e Israel Ruiz corre que se las pela con barba o sin barba. En el lunch saludo a Carlos Cansamontañas, ídolo de siempre. Entre una cosa y otra hablamos de la Fuga Trail. Bueno, hay opiniones para todo, yo respeto la suya y él respeta la mía, lo adoro, es un caballero, son solo opiniones diferentes, en todo lo demás, en su filosofía de vida y demás coincidimos. El debate está servido, el conocimiento de hechos con 80 años de antigüedad y que muchos desconocían, y el conocimiento de lo que ha pasado y pasa desde entonces es misión que tiene mucha gente, y los debates nacen. 

Eskerrik asko, gracias a Aibar por montar semejante prueba por montaña. Reconocimiento pleno a los voluntarios y a todas esas personas que animaban, pocas carreras en Navarra he conocido con más ambiente. No es mi recorrido favorito, pero es mi final de course favorita. Aupa Aibar!!!!